Eficiencia Acústica Valdebebas 127

 

Los ruidos, tanto interiores como exteriores, son habituales en las viviendas de construcción tradicional.

El sistema constructivo de losa maciza explicado anteriormente, junto con las divisiones interiores de doble placa de yeso laminado con aislamiento interior, reducen notablemente el impacto de los ruidos interiores.

Los ruidos exteriores, generalmente se perciben debido a la falta de estanqueidad de las construcciones. Estos ruidos penetran por los huecos de las ventanas y más en concreto por el tambor de la persiana enrollable, que, por sus condiciones de diseño, es muy difícil aislar de forma adecuada, tanto térmica como acústicamente.

También la composición de los vidrios se ha cuidado desde el punto de vista acústico, colocando vidrios de distintos espesores a cada lado de la cámara para una mayor eficiencia acústica, así como la inclusión de un butiral acústico para un mayor aislamiento.

De la misma forma, la puerta de entrada a la vivienda se ha reforzado con un kit acústico para aislarla de los ruidos provenientes del vestíbulo de acceso.

Con objeto de lograr una mayor estanqueidad, Valdebebas 127 instala carpinterías de aluminio con rotura de puente térmico (RPT) y doble acristalamiento y se sustituye la persiana enrollable tradicional por un sistema motorizado de lamas metálicas de aluminio, replegables y orientables, especialmente pensado para exteriores, evitando así el registro interior del cajón de la persiana y el puente térmico y acústico que inevitablemente genera. Este tipo de persiana es muy habitual en Centroeuropa.

Estas lamas protegen eficazmente del deslumbramiento y del calor, permitiendo una agradable graduación de la luz realizando la función de un toldo tradicional, con la ventaja adicional de permitir las vistas al exterior.

Para conseguir la oscuridad en los dormitorios se instala un estor opaco motorizado. Tanto la persiana de lamas como los estores son controlados electrónicamente.

Los vidrios instalados, bajo emisivos, minimizan la pérdida de calor debido a que reflejan parte de la energía emitida por los aparatos de calefacción y la devuelven hacia el interior.